showimage

Maria Marte — (fuente)

María Marte se marchó de Jarabacoa en el 2003 a España, y llegó a fregar en uno de los restaurantes más prestigiosos de Madrid, El Club Allard. Doce años más tarde fue designada con el Premio Nacional de Gastronomía 2014 como Mejor Jefe de Cocina.

¿Cómo lo logró?

“Es una evolución de lucha constante, de sacrificio, pero ha sido muy bonito,” contó la premiada Jarabacoense a la revista abc.es. Habia estudiado pastelería en Santo Domingo y sabía que tenía el potencial de una gran cocinera. “Me crié entre dulces y fogones, las muñecas de mi infancia fueron utensilios de cocina.”

María se mudó a España para estar con sus hijos, y también en búsqueda de su sueño. Cuando aplicó para lavaplatos en El Club Allard no pensó en quedarse en ese departamento. Con cualquier oportunidad pidió poder participar en la cocina. Bajo condiciones le concedieron este privilegio, y pronto el jefe de cocina, Diego Guerrero, reconoció sus habilidades y ella llegó a ser su mano derecha. Cuando Guerrero se marchó, ella fue nombrada como jefe de cocina. Después de más trabajo duro lograron conseguir su primera estrella Michelin, y después de un rato la segunda, destacando a María Marte como la única cocinera de Madrid con dos estrellas Michelin.

Cenicienta de los Fogones

Club-Allard-Cocina-218Su historia es una de sueños realizados, y no sorprende que en los medios fue llamada una historia de cenicienta. Pero María reconoce que fue el duro trabajo que la llevó a tanto éxito. Así mismo fue que los jueces de la Real Academia de Gastronomía de España (RAG) lo vieron.  “No sólo el indiscutible talento culinario de Marte, sino también su esfuerzo, trabajo y valía, que le han llevado a convertirse en la undécima cocinera reconocida con el Premio al Mejor Jefe de Cocina,” comento RAG, ademas de reconocerla como “una creatividad desbordante que le ha convertido en uno de los referentes de la escena gastronómica madrileña”.

Aunque le encanta su nuevo hogar, sí trata de regresar a su patria todavía. “Allí tengo prácticamente a toda mi familia, pero sólo voy en Agosto, cuando tomamos las vacaciones en El Club Allard. Lo primero que hago es ir al cementerio. Es triste, pero mis padres fallecieron y no pude acompañarlos en sus últimos momentos.”

Cómo Seguirá el Cuento?

Pero aquí no paran sus sueños. Falta la tercera estrella Michelin, ademas de varios proyectos para la República Dominicana, y quien sabe si para Jarabacoa. “Montar una pequeña ONG en mi país, unos talleres para los más desfavorecidos, hay muchos niños allí que necesitan ayuda.”

Vea una entrevista entera aqui.

Descargue La Revista Gurmet

Artículos Relacionados

Tu Comentario

comentarios

Shares
Share This